Blog

Sayulita

Natalia me pidió que la acompañara por un poco de agua natural a la cabaña donde ella se estaba quedando. Al llegar le ofrecí un poco de whisky y aunque me costó trabajo tengo el bendito don de convencer a las mujeres.

Yo no te perdí

Entregue todo, arriesgue todo, inclusive aquello que no tenía. Nunca puse condiciones, luche contra mis miedos, miedos que me limitaban. Todo lo que di siempre fue sincero, directo del corazón, por convicción y nunca por obligación.

Te extraño

Es ahí donde me viene a la mente tu recuerdo, todos aquellos momentos y se forma un nudo en la garganta.

Pasión

Estaba todo perfectamente planeado, la música me recorría por las venas y verla solamente a través de su sombra me excitaba demasiado. Abrí la botella de whisky y le di un sorbo directo, mientras veía la sombra llamarme hacía ella al mismo tiempo que se desvanecía.

Silencio

¿Dime que hago yo? Si me siento en completa soledad aun teniéndote junto a mí, dime, ¿Qué hago si siempre has dicho que lo nuestro es un fastidio? Me canse de correr tras de ti, de estar a la merced de lo que pidieras.

¿Qué más esperas de mí?

Te entregué todo mi amor, lo di a manos llenas, luché por ti y te defendí ante todos aún cuando todo estaba en mi contra.

Quizá un día me recuerdes

Cuando quieras ser la primer persona en cualquier cosa con quien amas entenderás por que me despertaba de madrugada a darte los buenos días e incluso por que te esperaba hasta que durmieras para que mis deseos de buenas noches fuera con lo que durmieras.

Botellas vacías

Piel aterciopelada y clarita. Ojos verdes relucientes y su melena que llegaba a la altura de sus hombros. Falda corta y ajustada que dejaban al descubierto sus bien torneadas piernas. Brazos delgados y descubiertos por aquella blusa blanca. Ella era, definida en una sola palabra, el deseo.

Castillos de arena

Una ves más me encuentro en el fondo de este bar, un cigarro apretado por mis labios y una copa de whisky barato me acompañan en la búsqueda de una respuesta.

Tutorial para enamorar a una mujer

Una mujer necesita ser vista con deseo, pero siendo decente al hacerlo. Observarla con amor, pero no incomodarla pareciendo un obsesionado. Una mujer necesita que la veas hermosa cuando trae su labial color carmín y sus uñas decoradas. Pero, también espera que la veas hermosa un domingo sin maquillaje y su cara adornada solo con una coleta.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.