Postal femenina

Aquél reloj marca las once en punto, a mi lado está ella completamente desnuda, cubierta solamente por una delgada manta, durmiendo con un gesto de inmensa felicidad. Puedo recordar cada momento, cada instante, cada movimiento y cada palabra.

Entrar en ése cuarto, con el miedo invadiendo cada centímetro de nuestro cuerpo. Tomé su mano al mismo tiempo en el que acariciaba su rostro, no dijimos nada, no hablamos; eran nuestras miradas las que nos decían todo.

Posé mis manos en su cintura, me acerque y besé sus labios, al despegarme lentamente le dije que era hermosa. Guíe mis labios a su cuello y tracé un camino que iba directo a su pecho, ahí cerquita de su corazón. Envuelto por la pasión, el deseo y el amor, la despojé de su blusa.

Busqué el broche de su sostén y dejé al descubierto sus senos que, aunque pequeños, son perfectos. Le di la vuelta y la tomé por la espalda, ella respiraba agitadamente mientras yo proclamaba de su espalda mi terreno de guerra.

Ella se separó de mí bruscamente y me plantó un beso lleno de deseo y amor. Desabotonó mi camisa y quitó mi cinturón lentamente mientras mordía mi cuello.

Yo perdido en sus encantos la tomé de sus nalgas acercándola completamente a mí. Volví a bajar de su cuello hasta su cintura, mis manos quitaban aquellos jeans que enmarcaban su perfecta silueta y pude ver como se asomaba aquella pantaleta de encaje.

La despojé de ella mientras me hincaba ante su asombro y yo gozando la vista de su cuerpo totalmente desnudo. Nerviosa, pero segura. Sentí la mayor de las satisfacciones al ver que los complejos habían desaparecido.

La recosté sobre la inmensidad de aquella cama, cómplice de este par de locos. Me perdí entre sus piernas mientras mis oídos escuchaban como ella se proclamaba diosa. Subí lentamente, roce sus pechos con la punta de mi lengua, llegue a su cara y sin despegar la mirada, abrí sus piernas.

Sin apartar mis ojos de los de ella, nos fundimos en uno mismo. Estaba dentro de ella, mi cadera iba en aumento, mientras ella me dejaba rastro de sus uñas arañando en mi espalda. Era escuchar una música ensordecedora directamente desde el cielo, cuando entre gemidos me decía te quiero.

En una explosión de amor y deseo culminamos el acto del amor. Ella me dio la espalda como si la pena invadiera su cuerpo. La tomé por la cintura, acerqué mi cuerpo al suyo, susurre a su oído

– Mi vida, no hay mujer que alcance la perfección como tú lo haces.

No se trataba de hacerla sentir mujer, no era marcar en su mente el deseo o la pasión.

Buscaba dejar clavado en su pecho un momento de amor. Y lo logré, maté los complejos. Vi su cara de amor, esa sonrisa de felicidad.

La tengo aquí a mi lado, ella duerme con tanta paz y yo imaginando que el verdadero placer de la noche fue quedarme con una postal femenina de ella marcada dentro de mi corazón.

Autor: Andrés Venegas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s