Quizá un día me recuerdes

Cuando llores por la madrugada en aquel futón sintiendo como te embarga la desesperación por que las cosas no salen como lo habías planeado y recuerdes que no estoy más ahí para sostenerte entre mis brazos quizá me vas a recordar.

Quizá yo me olvide de ti, de la forma tan linda que tuviste de ser mi velero guiándome por el mar. Ahora soy un barco a la deriva naufragando en la inmensidad del océano, y en ocasiones me acuerdo de ti.

Quizá y sólo quizá cuando veas el atardecer sobre alguna banca, en algún parque de la ciudad me recuerdes o quizá no y duele. Probablemente las hojas secas te harán recordarme, costumbre tuya brincar sobre de ellas y mi costumbre fue guiarte siempre a los montones de ellas que se hacían en las calles en otoño.

Cuando busques cualquier pretexto para quedarte un poco más con la persona que amas, me comprenderás y sabrás por que en ocasiones inventaba excusas idiotas para pasar unos minutos más a tu lado.

Cuando quieras ser la primer persona en cualquier cosa con quien amas entenderás por que me despertaba de madrugada a darte los buenos días e incluso por que te esperaba hasta que durmieras para que mis deseos de buenas noches fuera con lo que durmieras.

El día que quieras correr a sus brazos a que mitigue tu tristeza por un día pesado o que guardes tus logros en secreto para que sea la primer persona que lo sepa sin duda alguna me vas a recordar.

Tal ves te acuerdes de mi cuando esa persona te dedique canciones de amor o frases que busco de libros para demostrarte su amor, ahí te darás cuenta que yo hablé con el corazón en cada carta que te redacté.

Quizá me recordaras al dormir cuando entre sueños recuerdes mi risa, la misma que solo tu conoces hasta el día de hoy.

Cuando ya no puedas contener el amor y busques cualquier forma de demostrar lo que sientes por mas ridícula que sea me entenderás.

Cuando te llegue la esencia del café recordarás aquellas salidas aburridas a las cafeterías dónde me limitaba a beber nuestro clásico frappe mientras veía detenidamente tu sonrisa.

Quizá algún día volvamos a vernos y cruzaré de largo sonriendo; sin embargo, así pasen cien años cuando llegue ese momento la tristeza me envolverá.

Quizá recuerdes, quizá no y tengo que aprender a vivir con ello.

Quizá tu no me recuerdes y yo aquí escribiéndote una vez más.

Quizá un día me recuerdes así como yo lo estoy haciendo hoy.

Autor: Andrés Venegas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s