Pasión

Hay historias que comienzan con un whisky en las rocas y terminan con la incógnita de saber con quién pasaste la noche.

Era un miércoles de abril, aún lo recuerdo, yo tomaba un café en una terraza del centro y en mis manos tenía un pedazo de papel con un número escrito. Ese mismo recado lo dejo la mujer con la que había pasado la noche del sábado. Fue una noche de pasión, deseo y desenfreno donde perdí por completo la conciencia.

El viernes, en punto de las tres de la tarde recibí un mensaje

— ¿Ya me olvidaste? Hoy estoy libre y sola, salgamos por unos tragos.

Efectivamente, se trataba de aquel número que tenía anotado. Me encontraba pensando en que lugar podríamos vernos cuando me llego un segundo mensaje, dentro de el venía la dirección de su apartamento. Las horas se fueron consumiendo y por mi mente me cuestionaba en si ir a su departamento.

Pasaban de las diez de la noche cuando salí de la oficina, me arme de valor y me dispuse a ir con ella. Pase por una botella de whisky y una cajetilla de cigarros, amo la combinación de esos dos sabores.

Apenas llegue a su departamento vi la llave puesta en el cerrojo, sin pensarlo dos veces abrí la puerta y para mi sorpresa sonaba Crazy de Lara Price. La luz era tenue y al fondo de aquel pasillo se notaba la sombra de aquella mujer moviendo las caderas.

Estaba todo perfectamente planeado, la música me recorría por las venas y verla solamente a través de su sombra me excitaba demasiado. Abrí la botella de whisky y le di un sorbo directo, mientras veía la sombra llamarme hacía ella al mismo tiempo que se desvanecía.

Llegue al cuarto y la puerta se encontraba entre abierta, la empuje lentamente para abrirla mientras el aroma de su perfume me impregnaba. Al abrir la puerta, la vi. Ella estaba ahí sentada a mitad de la cama y en lencería. Su melena la tenía sobre su hombro izquierdo y jugueteaba con ella invitándome al placer.

—Te estaba esperando. —Me dijo mientras comenzaba a caminar hacia mí —. ¿El lobo tiene hambre? —Susurro a mi oído mientras bajaba a besar mi cuello.

—Hoy tengo ganas de devorarme una mujer de piel canela, justo como la que tengo en frente. —Le afirme mientras la tomaba de sus nalgas y la cargaba en mis brazos.

La aventé a la cama, saque sus bragas y de un jalón quite su sostén. Su respiración era rápida y jadeante mientras con sus uñas rasgaba mi espalda. Entre gritos de placer nos fundimos en uno mismo, dando paso a la pasión. Terminamos rendidos en aquella cama, mientras ella me abrazaba yo encendía un cigarro. Ambos estábamos empapados en sudor, aún agitados por la intensidad que había recorrido en nuestros cuerpos.

—Me puedo volver adicta a ser la presa del lobo. —Me dijo mientras hurgaba en mi entrepierna y me mordía el labio.

—No te acostumbres, no suelo ser hombre de una sola mujer. —Conteste mientras me paraba a vestirme.

Me despedí de Ariadna, no podía quedarme más tiempo. No muy contenta se limitó a decirme que tenía las puertas de su departamento abiertas para mí mientras me regalaba la llave del mismo.

Aún no sé qué fue lo que paso aquella noche del sábado. Lo que me queda claro es que volví a sentir la pasión.

Autor: Andrés Venegas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s