Botellas vacías

Era un sábado de abril, yo regresaba de la ciudad de México donde había pasado la semana con Fernanda. La noche me había ganado y el asfalto estaba completamente mojado, yo iba manejando en mi mustang 68 por la autopista México-Querétaro.

En el estéreo sonaba Dan Patlansky, esos acordes en la guitarra me hacían vibrar de la emoción. Llegando a Querétaro fije mi rumbo al mirador, sitio donde se disfruta una magnifica vista.

Bajé de mi coche y prendí un cigarro después de acomodar mi chaqueta de cuero. El ambiente era agradable, la lluvia había refrescado la noche. La ciudad parecía vacía y aún no pasaba de las diez de la noche.

Decidí pasar a un bar que se encuentra a unas cuadras del lugar. Uno de mis bares favoritos, donde puedes beber un buen trago, fumar un cigarro y en ocasiones conocer mujeres hermosas. Esa noche no fue la excepción, como es mi costumbre llegué a la barra y pedí al mesero un whisky en las rocas. Mientras lo servía prendí un cigarro tengo la maldita costumbre de acompañar mi bebida con un marlboro de cajetilla roja.

Los aromas se iban impregnando en mi ropa, el lugar estaba completamente lleno y el calor empezaba a sentirse. El ambiente lo ponía una banda local de blues, canciones acompañadas de ritmos sensuales. Me quite la chaqueta y solamente quede en mi camisa polo negra. No me percate que tras de mi iba pasando una chica y sin querer le tire su bebida.

—Discúlpame, que idiota soy. —Le dije, mientras recogía el vaso del suelo.

—No te preocupes, fue un accidente —Me contesto con una hermosa sonrisa—. Mejor acompáñanos yo vengo con mi amiga ¿tú vienes solo? Nos podemos divertir. —Me dijo mientras guiñaba su ojo y me tomaba la mano.

Sin dudarlo fui a hacerles compañía y como cortesía pedí una botella de whisky, al cabo de unos minutos comenzamos a beber. La noche se fue entre tragos y una plática por demás interesante.

Ariadna no se cansaba de regalarme miradas insinuantes; por su parte Sofia, a quien le tiré la copa, acariciaba mi brazo.

—Me encantaron tus tatuajes, en especial esté lobo. —Me dijo, mientras recorría con las yemas de sus dedos mi tatuaje—. ¿Lobo feroz o eres oveja miedosa? —Continúo diciendo Sofia.

—Lo suficientemente feroz como para devorar doble patillo.

—Y yo que siempre he anhelado ser la presa de un lobo. —Decía Ariadna, como si estuviera retando a Sofía.

Quede totalmente perplejo, me encontraba ante lo que podría ser el sueño de cualquier hombre. Sofía rondaba el metro sesenta y cinco, solo un poco más pequeña que Ariadna. Piel aterciopelada y clarita. Ojos verdes relucientes y su melena que llegaba a la altura de sus hombros. Falda corta y ajustada que dejaban al descubierto sus bien torneadas piernas. Brazos delgados y descubiertos por aquella blusa blanca. Ella era, definida en una sola palabra, el deseo.

Ariadna era lo contrario a Sofía, mujer de piel canela. Su cabellera obscura, lacia y casi a mitad de espalda la hacían lucir espectacular. En ocasiones me perdía en el vaivén de sus caderas cubiertas por aquellos leggins negros. Su torso cubierto por una blusa roja que dejaba su espalda completamente desnuda me hacía delirar. Ojos color miel y maquillaje tenue. Ella era la pasión.

Perdí la noción del tiempo, desperté el domingo en el cuarto de un hotel completamente a solas. Sobre mi cartera había un recado

—Disfrute al máximo la noche. Márcame, te estaré esperando.  

Me di un baño, mientras por mi mente intentaba hilar los recuerdos de apenas unas horas atrás. No pude llegar a ninguna conclusión, me serví un último trago antes de partir.

Algo era claro, entre botellas vacías esa noche el deseo y la pasión me habían vuelto loco.

Whisky en las rocas

Autor: Andrés Venegas